jueves, 17 de septiembre de 2009

Vuelta nº 80.

Le fascina caminar bajo el cielo nublado, y las gotas de lluvia... reflejarse en los charcos la hace sentir más humana, y la brisa fría en la cara, más viva. Apenas si se anima a cerrar los ojos, el paisaje nostálgico a su alrededor le dibuja sonrisas tristes llenas de placer.
Desde las ventanas, miradas casi compasivas la siguen en su andar, sin percibir la inmensa felicidad que siente.
Salta los cordones, y no le importa si salpica, si no lo hace... chapotea como una niña y lamenta que la gente no lo disfrute tanto como ella.
Retoma su paso tranquilo, acaricia su rostro y termina en su pelo. No siente apuro y empieza a enojarse porque la lluvia cesa. Se dibuja una mueca de disgusto, pero sigue caminando... serena y contenta, como quien espera el agua para que limpie un poco los vidrios, o se lleve ese corazón dibujado con tiza por dos adolescentes que hoy, ya no se quieren.
Totalmente autobiográfico (sonrisas).

6 comentarios:

El Vocero dijo...

A mi también me gusta la lluvia, pero solo en verano. Lo que no me gustan son los charcos porque son como la tiza.
No dejan huellas..

Muy lindo. Muy fresco y con final sorpresa, como a mi me gusta.

Mariposa ♥ dijo...

Ay me encanto tu escrito. Me hiciste sentir por un momento todo eso, mas que aca llueve, definitivamente, un muy buen escrito para un dia como hoy.

Ale dijo...

A mí la lluvia me gusta en ocasiones, ponele, una lluvia con calor que produce un arcoiris maravilloso. Pero no la lluvia fresca, la de gotas regordetas que duelen, que mojan en 3 o 4 caídas. Me gusta la lluvia fina, esa que sí permite estar debajo de ella y que no te moleste.

Y me gusta la idea de que la lluvia borre aquellas cosas que nos dolieron alguna vez. (La lluvia de hoy no me gusta por ejemplo, salvo porque dormí toda la tarde jajaj).

matilde dijo...

me gusta caminar bajo la lluvia, pero al final me da frio y me vuelvo a mi casa toda despeinada y tiritando.

besooo, mati

El Vocero dijo...

Todos romanticones y mielosos y dulzones y quién viene a darnos una ducha bien fria de realidad?
Matilde !!

Qué cosa contigo eh...jejeje
Otra que si no existiera habría que inventarla jaja.

Capitan Bondiola dijo...

El capitan no solo admira vuestro gusto por el leve transitar sobre las aguas que caen desde el ojo de Dios, sino que tambien aplaude ese bienestar generado por la naturaleza de la naturaleza, donde la redundancia esconde la hermosura en la que vivimos, y que a veces dejamos de lado entre containers del alquitran y cemento barato.

Bien ahi. La lluvia y el viento, mi viento... Grandes amigos.

Arribederchi.