martes, 1 de septiembre de 2009

Pausa nº 20.

Hoy me preparé una taza de mate cocido (amo el mate cocido, al igual que al mate), le eché las dos cucharaditas de azúcar, y revolví. Esto generó, lógicamente, un remolino de infusión caliente.
No sé si todos los mate cocidos o los míos solamente, hacen una especie de "espumita" al revolverlos. Esto permite visualizar mejor la dirección del torbellino, y ahí pensé: ÉSO era como MI VIDA. Girando alrededor de un solo punto, y recurriendo siempre a él.
Se me ocurrió sacar la cuchara y dejar que una gotita cayera en ese remolino interminable, y aunque sabía lo que iba a pasar, me quedé esperando. La gota desarmó la espuma en el punto exacto donde cayó, pero después todo siguió su curso, directo al centro de la taza...

Y ahí se me vino el mundo abajo, no podía creerlo. Yo sospechaba que mi vida era insulsa y aburrida, pero no TAN insulsa y TAN aburrida como una taza de mate cocido.

6 comentarios:

El Vocero dijo...

Fuerza centrífuga pero centrípeta a la vez.

Y si tu fueras esa gota, ese centro de la taza en el que todo confluye inexorablemente?

Busca lo que lo inesperado, allí, quizás, radique tu ansiado y "buscado" pesimismo.

Otros ojos mirarían lo "insulso y aburrido" como epicentros de terremotos internos.

Tu sensibilidad es sorprendente.

ro burgos dijo...

nunca pensé en esas cosas, será que soy amante del mate, y las veces que tomo algo en taza ( té con leche ) es cuando me levanto para ir a la facu y no tengo tiempo para matear, asi que esos pensamientos tan temprano no los tengo jaja
un beso muchacha, cuando te encuentre onlain nos hablamos, dale ?

【73】★NEGROIDE★【73】 dijo...

Ya te lo dije, lo que pasa es que parece que por "mi tono de voz" al escribir, todo suena a reto, pero no era más que un aliento.

M dijo...

A veces lo aconsejable es cambiar el punto a central hacia donde giramos ;)
un besote

Ignacio Reiva dijo...

Algo que se revuelve para gustar y endulzar las mañanas de alguien, para calentarlo desde adentro, para dejarse disfrutar, no puede ser insulso ni aburrido, sólo necesita de quien lo tome en serio. Un gran beso.

Nena Bien dijo...

Coincido con M. No hay vidas aburridas, está en nosotros cambiar el centro alrededor del cual se gira.

Muy buena entrada.