martes, 13 de octubre de 2009

Vuelta nº 99.

Fantaseé toda la noche del sábado con un cuello anónimo... Rarísimo, porque encima los cuellos no son mi debilidad...

Pero éste... no sé qué tenía éste cuello... era suave, delicado, bien varonil, cálido, morocho...

(uy, eso sí me dice algo).

3 comentarios:

Ignacio Reiva dijo...

Fantasías de vampiresa. Un gran beso.

matilde dijo...

me uno a ignacio, tus colmillos soñaron con un cuello.

beso rro

rro. dijo...

Chicos, en realidad fue algo mucho más romántico...