jueves, 22 de octubre de 2009

Vuelta nº 106.

Para mí, no hay nada más importante que tener una buena lapicera. Tengo una colección enorme, de hecho. Y por cada una siento un cariño especial. Es más, no soy de esas que usa una sola birome hasta gastarla, y se lamenta cuando eso ocurre. No. Es como si tuviera una lapicera para estado de ánimo, o algo así.