jueves, 1 de octubre de 2009

Vuelta nº 92.

Ganas de llorar. El nudo en la garganta. La mirada nublada.

...

Una sonrisa convertida en palabra. Un parpadeo convertido en dibujo. Una caricia a través de una hojita.

...

Distancia convertida en tiempo. Ganas convertidas en soledad. Amistad convertida en sostén.

...

Un suspiro contenido. El corazón acelerado. Un beso viajero suelto al viento.

(Perdón amigo, pero justo de ésto hablaba el escrito... no podía dejarlo pasar)



2 comentarios:

Ale dijo...

Lo bueno del llanto, es que llega un momento en que se acaba. Asi que habrá que llorar lo suficiente para descargar esos suspiros contenidos y volver a tomar aire. Una vez más :)

eMmAnUeL dijo...

Parpadeos garabateados..., caricias a través de hojas..., viajes de labios entre los susurros del viento...

Esos puentes seguirán dibujándose..., esos suspiros volverán a respirar..., esos labios... encontrarán destinos...

Hay poco que pedir prestado, esas historias hablan un poco de cada uno, amiga...