lunes, 24 de agosto de 2009

Vuelta nº 57.

La mayor parte del tiempo soy una persona (iba a decir "mina" pero es muy despectivo; iba a decir "mujer" pero me queda grande) feliz.

Lo curioso es que me encuentro a mí misma siendo feliz en momentos donde nada parece estar bien. Y en esos momentos, florece esa optimista dentro mío que suicidé hace millones de años, y llego a pensar que entonces, nunca nada es completamente malo si oportunamente me hace sonreír.

5 comentarios:

El Vocero dijo...

Ese "...oportunamente me hace sonreir" es fantástico !

Tú misma reconociste en algún lugar del cosmos (o de tus vueltas) que sos una pesimista que da consejos optimistas y que hasta te ha llegado a irritar el optimismo...

Es importante que sepas reconocer que no te suicidaste del todo, empieza la (re)construcción de ahí.

Escribes genial.
Te sigo, como siempre.

Ignacio Reiva dijo...

¿Qué momento puede ser aquel en el que nada parece estar bien, si te sientes feliz? Si estamos felices nosotros hacemos los momentos. Un gran beso.

mariarosa dijo...

Hola, mujer; no, mina; no, cómo te llamo: señorita poeta, te parece bien? A mi me gusta y creo que te va muy bien.

A veces la felicidad no elige un lugar, la sentimos, la vivimos porque está dentro nuestro.

Bello blog me ha gustado. Te dejo mis felicitaciones y saludos.

mariarosa

Sofi, dijo...

siempre y cuendo seas feliz, es lo mejor que te puede pasar.. no importa por que, mientras lo seas :)
besoo! qe sigas bien..

M dijo...

creo que la vida es un conjunto de momentos. Buenos y malos. Pero son momentos que pueden turnarse tan rapido que hasta nos impresionan a nosotras mismas.
besotes !