sábado, 22 de agosto de 2009

Vuelta nº 55.

Soy propensa a no alterarme ante los momentos más importantes de mi vida, y sin embargo me pueden algunas llamadas telefónicas, la recepcionista de un museo, abrazar a mi papá, cruzarme a algún conocido en la peatonal Córdoba, o sacar la entrada para un recital.
Definitivamente no soy normal.

5 comentarios:

El Vocero dijo...

Al finde vuelta...

Creo ya haber expresado mi concepto en algún lado de que visto de cerca nadie es "normal".

Y yo NO QUIERO SER NORMAL. Es decir, no es bueno ser norma(l)...no?
Corregiste tu nº de pausa anterior....me gustaba más la reiteración, sonaba aún más estático.

Beso

El Vocero dijo...

quise decir...al fin de vuelta...jaja

Clara Castillo dijo...

Jaja, yo creo que tampoco soy normal! Qué coincidencia, del hecho de ser normal o no serlo, entre otras cosas, habla mi libro Toc Toc. Pienso que capaz te gustaría leerlo... Te dejo mi blog por si querés visitarlo: claratoctoc.blogspot.com
Te mando muchos abrazos.
Ah! Y no te canses de buscar(te). ;-)
Clara

Blonda dijo...

Me intriga saber qué fue lo que hizo la recepcionista del museo.

besos!

M dijo...

que bueno que volviste !
extrañaba tus vueltas y tus pausas...

Creo que nadie es "normal" per se, menos lo voy a ser yo.
Pero me gusta ser asi, una anormal. Aunque suene feo ^^