sábado, 19 de diciembre de 2009

Vuelta nº 136 - Crónica de una semana a las corridas anunciada.

Bueno, esta semana sí que fue de lo peor. No estuve una puta tarde en casa, creo. Si no fueron las tarjetas de la graduación, fue el vestido. Si no fue el vestido, fue la distribución de las entradas. Si no fue la distribución de las entradas, fue visitar a las amigas. Si no fue visitar a las amigas, fue concretar charlas que tenía pendientes. Si no fue concretar charlas pendientes, fue tener que respirar, no sé. No paré un segundo.
Por un lado, necesitaba que esta semana termine, necesito volver a la pasividad natural mía. Pero por el otro, no quiero que la noche de hoy se acabe. Al margen que hay algunas cositas que me inquietan (léase: presencias que me dan pánico que se encuentren, o lo que es peor, me da pánico como pueda manejar yo la situación) siento que va a ser una noche G E N I A L .

Ah, sí. Genial con todas las letras y en mayúsculas, porque (toco madera) no me vino.

2 comentarios:

Ignacio Reiva dijo...

Suerte. Un gran beso.

Sortilegio dijo...

Lo pase genial, espero que vos también.
Gracias por la buena onda de siempre Rocio.

Un abrazo desde los pagos entrerrianos.

Emi