viernes, 29 de enero de 2010

Vuelta nº 146 - De flores y espinas.

(Foto mía, de una de las tantas macetas del patio de mi abuela)

A veces me sentía como esa planta. Rodeada de espinas, de desconocidos, y de gente y cosas que me hacían mal.
Y corría la misma suerte que ella: a veces alguien me veía, se daba cuenta que estaba en ese lugar por error, se acercaba, me juzgaba... pero nunca -NUNCA- me sacaba de ahí.
-

3 comentarios:

Ignacio Reiva dijo...

Alejar a quienes nos hacen mal es aceptar nuestro destino de florecer para quienes aman la belleza. Un gran beso y no temas a las espinas, sólo lastiman a los estúpidos que se acercan sin cuidado, sin cuidarte.

matilde dijo...

me gusta la planta, la foto y las abuelas.

esta bueno tener espinas a veces.

beso rro

Nico dijo...

Muchas veces se tiende a pensar erroneamente al dejarse llevar por la frase "Dime con quien andas y te dire quien eres," Como si por estar rodeado de espinas te conviertieses en una...
Lindo texto!

Mal por aquellos que pudieron haberte sacado y no lo hicieron...

Un abrazo!

Nico.