domingo, 10 de enero de 2010

Vuelta nº 144 - De alcoholes y otros males.

Ayer me emborraché en casa con mi tío y mi papá. (La foto es un ejemplo ilustrativo, esos eran nuestros inicios en el terreno del alcohol los tres juntos, ¡por separado teníamos ya cada anécdota!). El punto es que tomamos algunos vinos espumantes, y cerramos con un champagne (¿se escribe así?) dulce que se tomaba solo.
Todavía no sé cómo pude acostarme sin desarmarme en pedacitos. Eran muy vertiginosas las vueltas que me daba el mundo, y ni hablar de lo punzante que era el dolor de cabeza que se generó automáticamente después del último vaso (sí, tomábamos en vasos, no copas). Cuando me puse el pijama y me tiré en la cama, decir que sentía estar en una montaña rusa es quedarme corta. Increíble lo mal que me sentía, pese a que fue uno de esos pedos alegres que le dicen, no podía parar de reírme. Me sentía mal corporalmente, a eso voy.

Hoy me levanté con dolor de cabeza, que intenté calmar con un par de pastillas, y para variar, sesenta y dos mensajes (leídos, pero que no recordaba) en el celular.

2 comentarios:

Luchi dijo...

Vos sabes que yo tb terminé con una borrachera anoche..nada mas que con 2 amigas y 2 amigos..y la unica ebria era yo...tenia un estado algo deplorable o deprorable..nose se me olvido como se escribia y decia jaja. En fin, un saludo querida siga bebiendo de las copas(en este caso vasos) mas lindas que tenemos

Cari dijo...

hola ro! si es mi ahijada y es la mas hermosa ajjaja, toda la baba mal!

Gracias, te dejo un saludo