jueves, 21 de abril de 2011

Vuelta nº 176 - De sensiblerías perdidas...

Por momentos me doy cuenta que hay algo dentro mío que nunca cambia... Como conmoverme hasta el llanto con imágenes que nadie más nota (o tal vez sí)...
El miércoles al salir de la facultad, me subí al colectivo lagrimeando... y es que en la parada había sentados una mujer cuarentona y un chico de más o menos mi edad. El sostenía un paraguas un tanto chanfleado (siendo honesta se estaba mojando su hombro izquierdo) y ella leía en voz alta, lentamente, con voz dulce, y cada tanto dirigía su mirada al chico para asegurarse que él estuviera entendiéndola... él sonreía. Se notaba en ese gesto que la comprendía, y que le agradecía silenciosamente que leyera para él esas páginas que no podía ver...

1 comentario:

Tierra dijo...

si bien no te conozco, yo creo que uno suele poner mucho de si mismo en sus escritos, y me encanta quien sos!
Y claramente 2 mas 2 es igual a 3

exitos bella!